Artículos de Interés

Home / Artículos de Interés / Según estudio de Spencer Stuart “El 47% de los ejecutivos de primera línea solo orienta su liderazgo hacia los resultados”

Según estudio de Spencer Stuart “El 47% de los ejecutivos de primera línea solo orienta su liderazgo hacia los resultados”

10 de Abril de 2018

Ante entornos más competitivos, gerentes y directores han debido sortear nuevos desafíos que no solo competen al ámbito técnico en que se desempeñan, potenciando sus habilidades blandas para poder liderar equipos de trabajo.

Fuente: El Mercurio

Los cambios que ha sufrido la industria en los últimos años han generado diversas mutaciones en la forma en que se conciben las relaciones dentro de los equipos de trabajo. Una de las más llamativas es la diferenciación que se aplica actualmente con los ejecutivos de primera línea (gerentes de área, gerentes generales y directores), quienes han tenido que complementar los conocimientos técnicos que demanda el área en que se desempeñan, con el potenciamiento de sus habilidades blandas para poder liderar equipos de trabajo.

Entornos más competitivos, una fuerza laboral más empoderada y autodeterminada, y la transformación industrial (revolución 4.0) han provocado la necesidad de un cambio en la forma en que se llevan a cabo los procesos dentro de las empresas.

Un estudio realizado por Spencer Stuart sobre los liderazgos de altos ejecutivos en Chile y en el cual se sondeó a CEO y gerentes de las industrias minera, financiera, retail , consumo, entre otras, arrojó que el estilo predominante dentro de estos se encuentra orientado solo hacia los resultados, segmento que por definición de la consultora corresponde a quienes “tienden a ser más prácticos y pragmáticos en la toma de decisiones, analizando ventajas y desventajas en las iniciativas o ideas que van a emprender de forma rápida y concreta”. Es decir, se caracterizan por su orientación al logro.

Asimismo, el estudio identificó que el 76% presenta una fuerte preferencia y comodidad al momento de operar en entornos conocidos y de baja incertidumbre, así como también una baja inclinación a cultivar redes colaborativas. Es decir, que se sienten satisfechos trabajando de manera autónoma.

La socia y líder del área de Leadership Advisory Services de Spencer Stuart, Carolina Bernardi, explica que el éxito de los gerentes chilenos en sus gestiones los ha convertido en un modelo a mirar. “Chile es un país bastante referente para América Latina en el desarrollo y los talentos de ejecutivos, características que son producto de una historia exitosa a nivel empresarial”, dice. Sin embargo, advierte que estas tendencias no aseguran un éxito pleno en el futuro. “Hay que hacer algunos ajustes al respecto sin perder las fortalezas que se tienen”.

Esto último se debe a la baja importancia que arrojó el estudio a un estilo de liderazgo enfocado al disfrute, mostrando una nula preferencia por privilegiar actividades que generen satisfacción en el momento por sobre otras cosas del ámbito laboral.

El cambio de paradigmas

Hace 10 años las funciones a las cuales se enfocaban los ejecutivos de primera línea requerían un conocimiento técnico a nivel de especialista, pero actualmente eso es solo una de las partes que se deben encontrar en la composición de un gerente o directivo íntegro. El manejo de gestiones y estrategias mediante el liderazgo se ha vuelto fundamental para el correcto funcionamiento y desarrollo de los cabecillas.

Si bien siguen existiendo industrias donde los aspectos técnicos ponderan por sobre las competencias de liderazgo (minería y áreas de especialización), la tendencia general en el mercado es que se apunte a un cambio hacia la complementación de ambos aspectos y aptitudes.

Es así como la capacidad de manejar escenarios complejos y cambiantes, de negociar y de comunicarse efectivamente con diferentes grupos, dentro y fuera de la organización, han tomado un rol fundamental como las habilidades más requeridas transversalmente en estos cargos.

La socia de la consultora The House, Alejandra Loyola, explica que hace algunos años no existían las gerencias de estudios, de planificación y desarrollo de negocios, ya que estas no eran de preocupación. “Hoy, vitales son las comunicaciones, lograr inspirar, motivar y darles sentido de propósito a los colaboradores, transmitiendo un compromiso por tener el mejor desempeño que se vuelve mucho más importante que lo técnico”, señala.

Por su parte, según la apreciación de la gerenta de Gobiernos Corporativos de EY Chile, Fadua Gajardo, la relevancia del liderazgo dentro de las organizaciones comenzó a tomar fuerza “cuando lo financiero dejó de ser lo único importante para el éxito de una compañía, donde las personas deben sentirse identificadas con el proyecto, valorar y sentir orgullo de trabajar en la institución”.

Tareas que no solo quedan en la interna de las áreas que lideran estos altos ejecutivos, sino que transgreden hacia las decisiones de los inversionistas a la hora de una evaluación completa sobre sus negocios con las empresas. “Se destaca como prácticas internacionales la importancia de contar con diversidad de talentos, pensamientos y experiencias en el directorio”, agrega Gajardo.

Sin embargo, desde Spencer Stuart explican que la fórmula perfecta del estilo indicado para liderar no existe. La capacidad de flexibilizar en función de la cultura de la empresa y de los desafíos que emergen a nivel global es la mejor herramienta para desempeñarse de buena forma y con un rol protagónico.

La socia del área de Leadership Advisory Services de Spencer Stuart, Manuela Rodríguez, agrega que “cada vez más las empresas están requiriendo líderes que tengan características de flexibilidad, adaptabilidad, menos jerárquicos y con mayor capacidad de trabajo en equipo, siendo lo más relevante de estos cambios”.

En vistas a un futuro, la directora de Robert Half en Chile, Karina Pérez, señala que el enfoque debe realizarse a buscar un balance entre la experiencia y el conocimiento de los ejecutivos más experimentados con las nuevas generaciones de líderes. “Hoy en día, tener una marca fuerte para atraer buenos talentos puede ser una de las variables más relevantes para el éxito, inspirando innovación y siendo flexible a las demandas”, precisa.

Copyright © 2018 IRADE. Desarrollado por LFI